A+ A-

Hoto Fudo de Takeshi Hosaka Architects


Takeshi Hosaka Architects ha diseñado un restaurante de comida tradicional japonesa a las afueras de Yamanashi, Japón. Las formas curvas se trasladan desde el exterior al interior. El edificio se ubica en las cercanías del monte Fuji, su blancura y sucesión de "cúspides" hace evidente que para el arquitecto el propio Fuji fue su fuente de inspiración. El edificio esta pensado para ser eficiente energéticamente hablando, su diseño está pensado para evacuar el agua de lluvia y que esta pueda ser recogida; por otro lado el edificio no posee instalación de aire acondicionado, el aire procedente del exterior penetra en el interior creando la atmósfera característica de cada estación del año. La puerta que da acceso al restaurante tan sólo se cierra cuando hay demasiado viento y en las temporadas más frías.

Una capa de 60 mm de espesor de uretano, aisla el interior manteniendo la temperatura constante como si de una cueva natural se tratara. En cuanto a la iluminación interior, según los arquitectos, se ha trazado un plan para que parezca que está atardeciendo en el interior, creando un interesante juego de luces y sombras, creadas a partir de los numerosos pliegues curvos.


El edificio se ha diseñado para fundirse completamente con la naturaleza, cuando llueve el sonido de la lluvia se traslada al interior, transmitiendo a los comensales la sensación de estar comiendo al aire libre, lo mismo ocurre cuando hay niebla, ésta penetra hacia el salón de comidas. Incluso los arquitectos van más allá, asegurando que incluso los animales presentes en el entorno natural pueden entrar en el restaurante.


Datos del proyecto:

Arquitecto: Takeshi Hosaka
Localización: Yamanashi, Japón
Superficie Construida: 720 m2
Fotografías: Koji Fujii / Nacasa & Partners Inc.