A+ A-

Villa en el Monte Macedon de Inarc Architects

Inarc Architects, ha diseñado esta vivienda situada en una finca de trece hectáreas en el monte Macedon a 70 kilómetros de Melbourne. La vivienda ha sido creada para fundirse con la naturaleza, y para ello la primera consigna que debía cumplir era la de alcanzar un alto grado de eficiencia energética. La casa con 457 metros cuadrados útiles, debía dar cobijo a tres generaciones de una misma familia. Para respetar el paisaje, se ubicó en una zona abierta, donde no se tuvo que talar ningún árbol. El camino de entrada se trazó de la misma manera, respetando en todo momento la vegetación existente. El edificio de una sola planta, se eleva como una gran escultura realizada con materiales rústicos.


La clara influencia de las Case Study Houses americanas de los cincuenta queda patente en su alargada planta y en la existencia de grandes ventanales que van del suelo al techo. Apoyada sobre pilotis de acero, se despega del terreno de natural, facilitando, según sus arquitectos, las inspecciones en una zona inundada de termitas. Un pequeño edificio preexistente ha sido convertido en un almacén con un deposito de gas y seis depósitos de agua de lluvia.


En la fachada sudeste , la entrada esta señalada por unos peldaños, un muro de piedra y una pared de acero corten que se camufla entre la madera. La entrada da acceso directo a un corredor desde el cual se observa un patio interno que divide las zonas comunes y las estancias privadas. La vivienda se divide en tres zonas, las dos ya mencionadas y una tercera para invitados, todas pueden separarse entre sí mediante tabiques móviles, lo que permite adaptar la vivienda en función de sus habitantes.



Para limitar las perdidas térmicas, las carpinterias tienen doble vidrio. Los demás cerramientos están aislados con un espesor de 8 cm de lana mineral. Los costes energéticos se reducen un 65% gracias a una instalación geotérmica que permite aprovechar la temperatura constante de la tierra. 500 metros de tubos descienden hasta los 80 metros de profundidad, devolviendo el agua a una temperatura cercana a los 14 Cº.



Para su construcción se eligió un tipo de eucalipto local apto para la construcción el grey ironbark. Un madera densa y dura resistente a las termitas. Gran parte de la madera se recuperó del derribo de hangares y otras estructuras. También se utilizó acero y basalto extraído de una cantera cercana.







Más Casas de diseño actual