A+ A-

Sorte de ALX

ALX vuelve a sorprendernos con un edificio de viviendas de formas orgánicas y futuristas. Como ya vimos en su casa en Yokohama, el minimalismo es llevado al extremos, desmarcándose totalmente de las construcciones aledañas. En este caso este edificio sustituye a una vivienda tradicional de madera ubicada en una calle estrecha del bullicioso distrito de Shibuya-Ku en Tokio. Según ALX se buscaba crear una figura tridimensional con un componente vertical importante que enriqueciera el vecindario, caracterizado por construcciones de diferentes épocas y estilos. El edificio debía de albergar al menos cinco apartamentos. A pesar de no ser un edificio de grandes dimensiones ALX ha creado generosos espacios comunitarios que permiten la interactuación entre los vecinos.

Cada una de las fachadas excepcionalmente diseñadas y esencialmente asimétricas ofrecen una vista particular del vecindario, dependiendo del ángulo de la cara donde se ubica la ventana. Los límites espaciales trajeron varios quebraderos de cabeza a los arquitectos, entre ellos destacamos el complejo sistema de iluminación natural y ventilación. La planta del edificio es un paralelogramo y cada unidad residencial desarrolla su propia forma, dando un carácter exclusivo a la fachada y garantizando precisamente unas condiciones mínimas de iluminación y ventilación a cada uno de los apartamentos.

Sus interiores son claramente minimalistas, caracterizados por el uso de un sólo color en techo, paredes y suelos: el blanco. La ventanas están opacadas para garantizar la privacidad de los habitantes del edificio.