A+ A-

Remodelación del mercado de Ninot de Mateo Arquitectura


Mateo Arquitectura nos ha enviado información sobre su último proyecto: la remodelación del mercado de Ninot en Barcelona. Mateo Arquitectura propone mantener el equipamiento existente, a la vez que se dota de servicios más actuales y renovados. En definitiva mantener la memoria del Mercado, y recuperarlo para el uso contemporáneo. El edificio ocupa un solar alargado entre las calles Villarroel, Casanova y la calle Mallorca que es la fachada principal. La planta se organiza en forma de T y da lugar a dos patios laterales y un pasaje en la parte posterior que permite la entrada de luz y ventilación. La estructura es metálica formada por tres cuerpos, los dos laterales subdivididos en dos cubiertas a dos aguas, con la central a un nivel más alto que permite la ventilación y la entrada de luz. El conjunto está cerrado por un muro de fábrica y piedra hasta unos tres metros de altura, el resto con un cerramiento de lamas que permite la ventilación y regula la entrada de radiación solar directa. El mercado data de principios del siglo XX.



La propuesta de Mateo Arquitectura

Estructura existente

La estructura del Mercado, de encaballadas metálicas, es el elemento más característico del
equipamiento. Por sus grandes dimensiones, se interpreta como “plaza cubierta” para el uso público, que sería razón embrionaria de todo mercado.

Accesos rodados

Se plantean dos accesos a las plantas subterraneas: Para aparcamiento de turismos desde la calle Casanovas. De mercancías desde la calle Villaroel, que da acceso al muelle de carga/descarga de los almacenes. Los dos accesos están conectados por el subterráneo -1 para dar más flexibilidad al uso de los subterráneos.

Acceso Viandantes

Respecto a los viandantes, la accesibilidad se facilita por la reconsideración de la entrada principal y representativa por la calle Mallorca, dónde hay un desnivel de 1,5 metros entre la cota del Mercado y la cota de la calle Mallorca.

La solución reorganiza el acceso: se desmonta la escalinata y se accede a nivel de calle a un espacio unificado de accesos y comunicaciones verticales. Dado que se entra a medio nivel, se aprovecha precisamente esta circunstancia para favorecer la visión del interior: las personas visualizan comodamente al entrar la situación del mercado y la del autoservicio en cota inferior a éste.


Las entradas por las calles Villarroel y Casanoves se mantienen y quedan prácticamente a cota de Mercado.

Planta del Mercado

La planta se organiza mediante dos núcleos funcionales y de comunicaciones:

- El nuevo acceso por la calle Mallorca, y
- El cuerpo de oficinas, servicios e instalaciones en el límite sur interior sobre el pasaje

Así se libera toda la planta para la disposición de todas las paradas requeridas. Es necesario que el espacio esté libre y disponible, y que sus instalaciones lo permitan.

Ocupación del Subsuelo

Se crean dos niveles de subterráneo, para dar cabida a la superficie de autoservicio de unos 1600 m2, aparcamiento para unas 95 plazas, muelle de carga de unos 1000 m2 y almacenes para el mercado y el autoservicio.

Intervención en las fachadas

Se mantiene la configuración y proporción de fachada y cerramiento, con un zócalo, cuerpo de vidrieras y celosía y viseras de cubierta.

Una intervención importante se produce a nivel de viandantes, en calle. El zócalo, dónde se sitúan las paradas exteriores, se “recorta”, con el fin de integrar las paradas exteriores, que quedan encastadas. Con esta solución se obtiene la liberación de la acera. A la vez, el nuevo diseño de parada ordena el aspecto exterior del mercado: Unos elementos basculantes limitan la parada o bien hacen de para-sol cuando tienen que ser cubiertos.