A+ A-

Casa Man-bow de Okada Architects

Finalizada en 1997, la casa Man-bow diseñada por Okada Architects se ha convertido en un clásico de adaptación al terreno y a las condiciones climatológicas. La vivienda fue construida en Atami City una ciudad costera situada a 100 kilómetros al sur de Tokio. Con su diseño el estudio de Satoshi Okada pretendía integrar el edificio en la naturaleza. La escarpada pendiente de la ladera con cerca de 70 grados de pendiente y un azote continuo de los vientos dominantes no fue un impedimento para ocupar la parcela. Se crearon dos volúmenes claramente diferenciados, por un lado un volumen elipsoide situado al borde de la ladera, su diseño aerodinámico contrarrestaba el impacto del viento; por el otro un paralepípedo orientado hacia el valle.

Había cuatro obstáculos que superar. En primer lugar, el ya mencionado viento que azotaba al edificio. Segundo, garantizar las vistas desde la sala de estar situada en la elipse. En tercer lugar, hacer frente a la humedad y a la densa niebla, y el por último facilitar la limpieza de hojas del terreno en otoño, ya que la vivienda se inserta en un bosque de cerezos. Para solucionar los dos primeros problemas se creó el cuerpo elipsoide. A través de los pilotis se logró alejar la casa de la humedad y facilitar la recogida de las hojas en otoño.


Su promotor, un productor de cine japonés deseaba una arquitectura extraordinaria que impresionara a los actores de cine que la visitaran. La doce columnas que sostienen el edificio tienen una altura de 3,5 metros, bajo él su majestuosidad se hace evidente a pesar de que tan sólo posee una planta de 115 metros cuadrados.


Las lamas de cobre que revisten la vivienda, con el tiempo se cubren con una patina verde que contribuye a la integración del edificio con el paisaje. El interior es blanco brillante con ventanucos similares a los de la cabina de una avión que aumentan la sensación espacial. El interior fue diseñado como si de una nave espacial se tratase.








Más Casas de diseño actual