A+ A-

Casa del Amor de Takeshi Hosaka

Situada en un terreno minúsculo en Yokohama, la Casa del Amor ha sido concebida teniendo en cuenta los valores cristianos. El arquitecto japonés Takeshi Hosaka desarrolló dicho concepto a partir de una particular interpretación de las instrucciones y creencias religiosas de los clientes, una joven pareja, a través del análisis de la introducción del Libro del Génesis: "En el principio Dios creó los cielos y la tierra...". Así Hosaka confirió a la vivienda un espíritu propio de la Antigüedad.

El eje del edificio es una escalera curva que recorre de un lado a otro los nueve metros de largo de la planta. Asciende desde el oscuro vestíbulo de entrada hasta la parte trasera del primer piso, donde la luz natural penetra a través de una abertura triangular situada en el techo. La vivienda carece de iluminación artificial.

Los interiores son espartanos, y las paredes están pintadas en blanco, lo cual intensifica la atmósfera eclesiástica. Al pie de la escalera una puerta conduce a las estancias privadas, que engloban un baño y un dormitorio. En la planta superior encontramos dos comedores, uno de ellos situado en una terraza cerrado, y el otro en el interior. En este piso tambien encontramos una cocina empotrada en el ancho de la vivienda. Se puede acceder a la pequeña azotea ajardinada, aunque para ello es necesario cierta dosis de contorsionismo para poder trepar por la abertura del techo.

Pese a su localización urbana y sus proporciones (3 metros de ancho por 10 de largo), la Casa del Amor alcanza un grado de armonía extraordinario con el mundo natural. La abertura del techo proyecta sombras en la vivienda dependiendo de la hora del día. El sol calienta el interior y nutre de luz natural a las plantas del interior a través de esta abertura. Así pués la vida en la vivienda viene dictada por el ciclo del día y de la noche.








Más Casas de diseño actual