A+ A-

Microarquitectura: Imal / Katsutoshi Sasaki + Associates


La falta de espacio en las ciudades japonesas lleva a los arquitectos a desarrollar edificios impensables en otras partes del mundo. Continuamente se enfrentan al reto de diseñar viviendas confortables en espacios angostos y a fuertes restricciones impuestas por la legislación urbanística. En el caso de esta vivienda diseñada por Katsutoshi Sasaki + Asociados la vivienda se desarrolla sobre una planta de 3 metros de largo por 2 metros de ancho, un edificio que a pesar de sus reducidas dimensiones dispone de suficiente espacio para que una familia pueda vivir con comodidad.


El terreno era demasiado estrecho para reservar cualquier espacio para el jardín, por lo que ha establecido un jardín interior en el extremo de la planta baja y una terraza en el extremo norte de la segunda planta para que sus habitantes puedan disfrutar de espacios al aire libre. El alto ventanal de la sala de estar está diseñado no sólo para que la luz penetre en el interior, sino también para proporcionar rutas de ventilación en verano para descargar el calor acumulado en el interior.


"Propusimos un modo de vivir en el que las zonas húmedas (baños, cocina, etc) no limita el uso del espacio. El objetivo en resumen, es ajustar el espacio interior para convertirlo en un espacio neutral donde se puede dormir, comer o relajarse cuando se desee, por ejemplo, comer en el jardín interior puede ser más agradable que en el comedor y esto se consigue gracia a la superposición de usos múltiples en un solo espacio. En definitiva la eficiencia del espacio se mejora" comenta el arquitecto. 


El pasillo se puede usar como despacho al incorporar un escritorio, el jardín interior como comedor o habitación, y así sucesivamente. Este edificio estrecho y largo podría ser descrito como un espacio eficaz y liberador mediante la aplicación de estas operaciones gracias a su multifuncional interior.  



Casa de diseño en Japón. Con sólo 3 metros de largo por 2 metros de ancho.