A+ A-

Centro Cultural en Castelo Branco / Josep Lluís Mateo


Josep Lluís Mateo ha completado recientemente este Centro Cultural en Castelo Branco, Portugal. El proyecto alberga además del Centro Cultural una plaza que para el arquitecto es "una superficie, una topografía trazada en relación con el movimiento del agua y construida con el trabajo de los pedreiros siguiendo unos patrones abstractos pero no caprichosos". En ella el agua es la protagonista. El proyecto surge tras la remodelación del Largo de Devesa, el nuevo edificio viene a completar este gran espacio público. El edificio flota dejando bajo él una plaza pública creando un conjunto continuo donde fachadas, techos y suelos son equivalentes.




"Sin pretender la Arquitectura dominar la obra de arte, éste es un espacio fuerte, singular; que es siempre el mejor entorno para gozar de la creación artística"

La plaza se completo en 2007 salvando la topografía del lugar y creando un fuente artificial en el centro de la plaza jugando precisamente con la topografía de la misma. Un una segunda fase se desarrolla el proyecto del Centro Cultural completado recientemente. Este flota sobre dos pilares dejando bajo el suficiente espacio para una pista de patinaje sobre hielo cubierta. Es un complemento más de la plaza y enlaza con la tradición portuguesa del patinaje y el clima continental y frío.




Con una fachada de madera, la opuesta de hormigón armado y recubierto de zinc en la parte suspendida, es una burbuja de actividad, una cubierta y un suelo que flota sobre el terreno relacionando la secuencia urbana, la plaza y el parque.Bajando a través de una de las rampas generadas por los pliegues del pavimento de la plaza Largo da Devesa, encontramos la entrada principal al Centro Cultural de Castelo Branco. Dentro podemos contemplar la fachada realizada con lamas de maderas que tamizan la luz manteniéndose suspendidas en el aire.


La recepción está ubicada bajo el nivel del suelo y funciona como antesala de una gran sala de exposiciones. La diferentes áreas se dividen a través de desniveles introducidos en el suelo. En el interior de la obra la planta baja es sólo un espacio de transición que conecta con las plantas más elevadas del mismo. Sin embargo, en el exterior, esta planta es la muestra evidente de la conexión entre plaza y centro cultural, acogiendo una pista de hielo que recorre la extensión del edificio de extremo a extremo y que interactúa directamente con su entorno convirtiéndose en un foco de actividad. Es un espacio exterior que genera movimiento, color, luz en la noche, música. Distintos lucernarios aprovechan esta apertura al nivel del suelo para dotar de luz la planta subterránea, creando así un ambiente luminoso y cálido al mismo tiempo.


En los niveles más altos nos encontramos con el auditorio y una sala de exposiciones que, gracias a su mimetización con la estructura del edificio, se disponen en una doble altura. En un extremo la sala de exposiciones, que ocupa las plantas primera y segunda con una rampa que cambia de nivel acompañando a la estructura del edificio. De esta forma, el visitante tiene una visión global más amplia, de conjunto, del espacio.


Al otro lado el auditorio, que también se amolda de una forma natural a la curvatura del edificio para la disposición de las butacas. Todo en negro, contrastando con los tonos más claros del escenario, para centrar la atención en el mismo. Además de estos espacios, en la primera planta también se ubican los camerinos que dan acceso al escenario.


Mientras que en la segunda, enfrentada al escenario, se encuentra la sala de control del auditorio y un bar conectado con la entrada principal del mismo para el esparcimiento de los visitantes. También existe un espacio polivalente en esta planta, cerrado entre la sala de exposiciones y el auditorio.




Datos del Proyecto:

Localización: Castelo Branco, Portugal
Arquitecto: Josep Lluís Mateo
Proyecto: 2000-2006
Construcción: 2007-2013
Superficie del Centro Cultural: 4300 m2
Presupuesto de los espácios públicos: 3.000.000’00 €
Presupuesto del Centro Cultural: 9.000.000’00 €
Fotografías: ©Adrià Goula


Josep Lluís Mateo ha completado recientemente este Centro Cultural en Castelo Branco, Portugal. El proyecto alberga además del Centro Cultura una plaza que para el arquitecto es "una superficie, una topografía trazada en relación con el movimiento del agua y construida con el trabajo de los pedreiros siguiendo unos patrones abstractos pero no caprichosos".