A+ A-

Ideas decorativas a través de cuatro interiores de diseño escandinavo

Interiores Escandinavos

El diseño escandinavo nunca ha estado más de moda. La sencillez y calidez definen a los nuevos espacios interiores de inspiración escandinava. El blanco, es el color elegido, y la madera el material que no puede faltar. En cuanto al mobiliario no podemos olvidar alguna pieza de grandes maestros como Alvar Aalto o Eero Aarnio. Hacemos un breve repaso al nuevo diseño interior escandinavo a través de cuatro apartamentos.

La influencia del diseño escandinavo en América


El diseño escandinavo tuvo dos etapas de pura ebullición, los años treinta y los sesenta. Este apartamento se inspira en el segundo periodo, una etapa llena de formas orgánicas y color que tuvo una gran influencia sobre los diseñadores americanos de la época. Este apartamento de planta abierta mantiene la funcionalidad y el predominio del color blanco combinandolo con elementos decorativos que aportan un toque de color. Europa y América se encuentran en la sala de estar a través de elementos como el mítico sillón Womb de Eero Saarinen o las clásicas sillas de comedor de Charles y Ray Eames.

Interiores Escandinavos

Interiores Escandinavos

Interiores Escandinavos

Reforma de un apartamento en Linnenstaden


En la ciudad sueca de Linnenstaden encontramos este coqueto apartamento de mediados del Siglo XX. El interior es sencillo con mobiliario de madera lacada. El suelo, realizado con tablones de madera, es original y ha mantenido su color blanco tras la  reforma. El acero es otro de los materiales elegidos en la reforma, estando presente en elementos como la cocina o las sillas. Un sofá de tela vaquera pone el contrapunto en este ambiente. 

Interiores Escandinavos

Interiores Escandinavos


Interiores Escandinavos

Apartamento en Gotemburgo


La chimenea es uno de los elementos tradicionales en el diseño escandinavo. En este apartamento en Gotemburgo encontramos una original chimenea de esquina Debemos destacar la cocina creada a partir de muebles recuperados y otros nuevos que reproducen formas clásicas. 





El color blanco, el protagonista


Compacto y moderno, así podríamos definir este espacio en la periferia de París. El programa del apartamento se distribuye en una única planta abierta en la que conviven las diferentes estancias, una verdadera apuesta el espacio. La predominancia del color blanco combinado con la calidez de la madera le confieren un estilo minimalista.