A diferencia de muchas parejas, los dueños de este apartamento querían un hogar atemporal, pero que no fuera demasiado sobrio. Por eso, las arquitectas Paloma Safra y Catherina Cimerman, del estudio Casa Trio Arquitectura, se han valido de una paleta de colores sencilla y clásica, sin exageraciones, para crear un interior sin caducidad.




 

Se ha elegido una base de colores muy neutros, combinando el color blanco con la calidez de la madera, recibiendo pequeños toques de color con elementos estrategicamente escogidos. Algunos de estos elementos son las luminarias rosá del comedor, los azulejos de la cocina gourmet y, principalmente, la puerta de entrada, que ha sido revestida con un azul cielo con acabado brillante y que es la gran responsable del aire moderno que se respira en este apartamento.

 

Para romper con los colores neutros los diseñadores de este interior se han sido algo osados con los muebles aportando puntos de color con detalles encantadores, como las sillas azul claro de rejilla que encontramos en la mesa junto a la cocina,. En cuanto a los tejidos, también se ha optado por colores atrevidos en tonos rojos y amarillos. Tonos sutiles, que cuando son repartidos por los diferentes ambientes del apartamento crean una decoración jóven y divertida.


La integración entre las habitaciones del salón es otro punto fuerte de la reforma. La sala de estar, comedor y cocina están 100% conectadas - lo que no sólo dejó el área más amplia y permitió que los colores conversaran entre sí, pero también creó el ambiente ideal para reunir a los amigos y permitió que todas las habitaciones recibieran una gran dosis iluminación natural.

 

La joven pareja decidió reservar una de las habitaciones a una pequeña oficina en la que poder trabajar. En esta habitación se trabajó con una base blanca que ganó personalidad gracias a los detalles en rojo y un estante que aporta una cierta sensación de movimiento.

 

 

Por último, encontramos la suite de la pareja, un poco diferente del resto del apartamento, combina la madera y el gris con una decoración más ligera y de tonos neutros, sin elementos que rompan el color base, lo que garantiza la creación de un refugio tranquilo para las horas de descanso.

Es fácil acertar con una silla clásica del diseño para tu comedor. Diseñadas por grandes maestros como Arne Jacobsen, Harry Bertoia o Eames, todas tienen un algo en común, supusieron una revolución en su momento, característica que les ha valido para ser calificadas como atemporales.


Estas sillas de diseño clásico para tu comedor ofrecen una manera sencilla y divertida de transformar tu comedor en algo espectacular. Para ayudarte a elegir tu silla de comedor, hemos preparado una guía que te proporcionará sugerencias para elegir la silla más adecuada para tu interior contemporáneo.

Silla Swan- Arne Jacobsen


La silla Swan fue concebida para el mismo interior que la silla Egg. Su silueta con forma curva la ha convertido en un verdadero clásico del diseño, atemporal y muy divertido, perfecto para comedores de diseño contemporáneo. Sus brazos la hacen una silla muy cómoda.


Silla Diamante - Harry Bertoia


La silla Diamond también fue diseñada en los años 50, en su supuso toda una revolución por el uso del alambre, hasta entonces nunca empleado para el diseño de muebles, lo que aún a día de hoy le confiere un aspecto escultural. Quizás es la silla con más fácil mantenimiento que os presentaremos en este artículo y queda espectacular a contraste con otros materiales como el cristal o la madera, que podemos emplear en la mesa. Bertoia decidido hacer el arte práctico y así es. Un silla indispensable en interiores industriales.



Silla Eiffel - Charles y Ray Eames


Llamada así por su base de acero cromado, La silla Eiffel no es más que una de las múltiples sillas que podemos encontrar en la Serie de Plástico de Eames. Es una silla creada 100% para el comedor, muy cómoda gracias a su curvatura en forma de caparazón de tortuga.



Dining Armchair – Saarinen

Menos famosa que el resto de sillas que te presentamos, quizás por su diseño clásico. Si lo que buscas es una silla cómoda y que pase desapercibida la Silla de Comedor de Saarinen es la tuya. Fue diseñada en 1957 y destaca por sus líneas suaves.


Silla Tulip - Saarinen


Probablemente la silla más famosa. Se trata de una silla sencilla creada en 1956 con una novedad en su diseño, se asienta sobre un pedestal, lo que le confiere esa forma tan ligera. Si buscas un comedor minimalista esta es tu silla. Su diseño habla por si solo.




MARI themes

Con la tecnología de Blogger.