Mostrando entradas con la etiqueta Akiro Yoneda. Mostrar todas las entradas


En un minúsculo solar de cincuenta metros cuadrados en el centro de Tokio, incrustada entre tres casas encontramos esta obra nacida de la colaboración de Akira Yoneda (Architecton) y Masahiro Ikeda. Encontrar espacio para un aparcamiento y lograr que la vivienda tuviera acceso a la luz natural eran los mayores retos a los que se enfrentaban los arquitectos.


La idea para solucionar este problema se basaba en los paraboloides hiperbólicos, por lo cual la resistencia de la estructura deriva de paredes internas que se sostienen unas a otras y muros exteriores cóncavos. En la casa HP uno de los muros exteriores se pliega sobre si mismo dejando un pequeño hueco para aparcar un vehículo.


Para solucionar el problema que suponía para la iluminación natural encontrarse encajonada entre los edificios, los arquitectos abrieron el techo literalmente. Una gran claraboya permite que la luz natural se reflecte sobre la pared inclinada repartiendo ésta a lo largo de las tres plantas de la casa.


La escultural escalera es uno de los elementos destacados de la casa HP. Esta escalera se inserta en un vacío que recorre el edificio interiormente con 11,8 metros de altura. Las paredes interiores y exteriores del espacio del segundo piso están pintadas en naranja metálico, reflejando la luz y contraponiéndose espectacularmente al blanco puro que domina el interior.








Más Casas de diseño actual


La palabra Hojo en japonés es una unidad de medida de espacio (un 1jo x 1jo = 3 metros cuadrados). En la arquitectura tradicional japonesa esta medida se utilizó como punto de partida para construir la sala para la ceremonia del té. Esta casa recupera esa medida para crear un espacio tradicional japonés en un ambiente urbano moderno. La casa no sólo trata de asegurar una calidad de vida óptima para sus habitantes sino también una calidad espiritual.

La casa se encuentra encajonada entre una casa y un muro de contención. Para evitar la sensación de agobio que podría suponer rozar el límite de la normativa urbanística, el arquitecto pensó en una segunda piel creada a partir de tubos de acero. Esta pantalla de tubos de acero permite extender interior al exterior y viceversa, creando un espacio interior íntimo y amplio a la vez.

La casa apenas tiene cristales, tan sólo para espacios donde la privacidad es totalmente necesaria como la cocina. La piel de la fachada se muestra desnuda, dejando visible tan sólo una estructura de acero. El baño se oculta en la planta baja tras unos impenetrables muros de hormigón armado. Un pequeño anexo hace las veces de dormitorio. La casa ha sido diseñada por Akiro Yoneda/Architecton.



Planimetría y Circulación del aire y el agua:







Más Casas de diseño actual



Ver todos los artículos del Blog
Con la tecnología de Blogger.