Mostrando entradas con la etiqueta Galicia. Mostrar todas las entradas


El proyecto Casa V diseñada por Dosis ha consistido en la rehabilitación, adaptación y ampliación de una casa existente cuyo origen se remonta a la década de 1960. La familia ha estado usando la vivienda como lugar de vacaciones durante más de cincuenta años. La familia ha aumentado no pudiendo cumplir la antigua vivienda las nuevas exigencias en cuanto a espacio para dar cabida a tres generaciones familiares. El objetivo principal de la reforma ha sido precisamente éste, poder contar con suficiente espacio para que toda la familia al mismo tiempo pueda compartir las vacaciones. Para ello , se ha construido un nuevo ala lateral para las dos generaciones más recientes unidas a la antigua vivienda a través de la fachada noreste.





La azotea funciona como jardín privado para la nueva ampliación aprovechando la topografía del terreno. En  la casa original se acomodan ahora los espacios de la familia y la interacción social, así como los dormitorios de la primera generación. Cada miembro de la familia tiene su propio espacio independiente sin dejar de ser una parte de un conjunto único. Una pared de varias capas que sirve como estructura y como revestimiento térmico y ambiental, serpentea con el fin de abarcar la multiplicidad de eventos que ocurren en la casa. Los espacios se definen por el espacio-tiempo de desarrollo de la materia en que topológicamente se adapta a lo que sucede en su interior. La nueva casa se ​​formaliza mediante el flujo continuo de una envoltura completamente neutral - sin aristas, ni color, ni la textura - y, dentro de este envoltorio, la vida, la acción, es el protagonista.

© Alberto Bandín
© Alberto Bandín
© Alberto Bandín
© Alberto Bandín

ESTRATEGIAS AMBIENTALES


El concepto de exergía (exergia = energía útil) ha estado presente en el proyecto. Se puede considerar como el segundo objetivo principal del proyecto, reducir los costes de mantenimientos y el gasto energético.

© Alberto Bandín
© Alberto Bandín
© Alberto Bandín
© Alberto Bandín
El aislamiento térmico se sitúa en el exterior de la pared externa, junto con un elemento que proporciona la inercia térmica de masa en el interior. La cuidada jardinería no sólo integra el edificio en los ecosistemas existentes, también ofrece al edificio una capa de aislamiento adicional, tanto térmico como acústico. 
© Alberto Bandín
© Alberto Bandín
© Alberto Bandín

Una columnata de vídrio capta la mayor parte de la radiación solar que recibe el edificio y lo distribuye a través de su interior. Un efecto invernadero natural que permite hacer frente al clima atlántico de La Coruña.

© Alberto Bandín
Datos del proyecto:

Arquitectos: Dosis
Localización: A Coruña, España
Construcción: 2014
Superficie: 450 m2
Fotografías: © Alberto Bandín






El estudio de arquitectura de Elsa Urquijo ha completado en La Coruña, España, la nueva sede del la Institución Benéfico Social Padre Rubinos. El nuevo complejo nace, según sus arquitectos, de una forma silenciosa de entender la arquitectura. La edificación se concibe como una cobertura para la vida que transcurre en ella, un espacio sereno, íntegro y con voluntad de permanencia. Todo ello queda reflejado en la sencillez y minimalismo de su diseño plagado de formas rectas y con el blanco como color dominante. El uso de la linea horizontal surge como consecuencia de esa búsqueda de sosiego y relajación configurando una sucesión de espacios mensurables y ordenados.





"Se trata de un espacio arquitectónico que gira entorno al individuo renunciando a la composición académica de fachada y ofreciendo un pórtico de entrada que rodea y define una plaza abierta a la ciudad. Retomamos el concepto de claustro en sintonía con el carácter religioso y la labor social de la institución", comentan desde el estudio de arquitectura.




Los patios son uno de los elementos caracteristicos del complejo aportan funcionalidad como articulador de los diferentes espacios y espirualidad aportando iluminación natural a los espacios interiores y conectando visualmente interior y exterior.



"Los diferentes volúmenes se adaptan a la morfología del terreno de forma que tanto en planta baja como en las superiores hay comunicación directa al exterior".

La residencia de ancianos ocupa el uso más extenso del complejo. En planta baja se desarrollan las zonas comunes como salones de convivencia, despachos profesionales, salas de terapia,... mientras que en las dos plantas superiores se ubican las zonas privadas vinculadas a las habitaciones.



Se ha tenido especial cuidado en el uso de materiales que cumpliesen los requisitos para un edificio de estas características: alta calidad, resistencia, durabilidad, ecología, pero al tiempo otorgasen humanidad, serenidad y calidez a los interiores (suelo cálido, textura de madera, tejidos naturales…)


La escuela infantil se desarrolla en una única planta. La diafanidad y continuidad espacial entre aulas permite un uso polivalente de las mismas. Se busca también la relación visual y simbólica con las zonas comunes de la residencia para que ambas generaciones puedan relacionarse y estrechar lazos.



El albergue de transeúntes se divide en 3 usos diferenciados: albergue, comedor social y centro de atención social continuada que se desarrolla principalmente en planta baja y una planta superior reservada para las habitaciones. El acceso del albergue reproduce el concepto de plaza abierta cuyo pórtico da escala humana y protege al visitante.

Además de estos usos básicos el complejo consta de Residencia para las religiosas que gestionan el albergue, Sede social de la Institución y Área representativa con salón de actos y una capilla que es símbolo y reclamo dentro del complejo. Su presencia se evidencia mediante elementos claramente reconocibles como el campanario y la puerta de entrada con una arquitectura ordenada y serena. Accedemos por un espacio recogido y cálido pasando a un espacio magnificado que potencia el simbolismo del lugar. Éste a su vez nos abraza mediante la linea horizontal del zócalo de madera que nos devuelve a la escala humana.





Datos del proyecto:

Localización: A Coruña, España
Arquitectos: Elsa Urquijo Arquitectos
Superficie: 15882 m2
Construcción: 2014






Brillante es la reinterpretación de la vivienda tradicional gallega que nos ofrece Carlos Quintáns Eiras en su Casa Baltanás. La vivienda está situada en el consello de Paderne, cerca de Betanzos, Coruña. El espectacular paisaje natural, salpicado de antiguas viviendas de piedra se ve mínimamente alterado por una construcción que sigue los esquemas formales típicos de la región con muros rectos y tejado a dos aguas. El único elemento que sobresale del resto de viviendas adyacentes es la utilización de una estructura de madera, combinada con una base de piedra, sin embargo, es solución, permite a la vivienda pasar desapercibida en el entorno.

La vivienda permanece totalmente cerrada a nivel de calle, como si de una empalizada de madera se tratase. Abriéndose hacia el valle, donde destaca un gran ventanal que enmarca el paisaje. Este ventanal permite que la luz natural inunde el interior de la vivienda, al mismo tiempo que mantiene conectado visual y espiritualmente a sus habitantes con la naturaleza que les rodea.

La vivienda ha sido concebida con una asombrosa claridad y sencillez. Los materiales son asequibles, y la construcción sencilla. Los interiores ofrecen la calidez y el confort propio de una vivienda del siglo XXI. La planta es totalmente abierta a excepción del espacio privado reservado para el dormitorio, el techo abuardillado contribuye a aumentar la sensación de espacio.


Más Casas de diseño actual





Más Casas de diseño actual



Ver todos los artículos del Blog
Con la tecnología de Blogger.