Mostrando entradas con la etiqueta San Francisco. Mostrar todas las entradas


Feldman Architecture ha llevado a cabo la rehabilitación de esta vivienda situada en el barrio histórico de San Francisco, Estados Unidos. El edificio original contaba con una fachada de estuco poco usual en el entorno urbano sobre el que se inserta, caracterizado por el uso intensivo del ladrillo y piedra. La primera decisión de los arquitectos fue recubrir la fachada con piedra caliza y sustituir las ventanas originales por marcos de metal que le confieren profundidad a los vanos transmitiendo una imagen más moderna y actual del exterior. La tercera planta fue ampliada a través de un remonte.




Su estrechez condiciona la distribución interior compuesta de espacios diáfanos que aprovechan al máximo las dimensiones de su planta. Para poner en valor las impresionantes vistas de las que dispone la vivienda hacia el skyline de San Francisco y monumentos como la Torre Coit o el Golden Gate, los espacios para la vida se han trasladado al nivel superior que dispone de tres paredes de cristal que trasmiten la sensación de flotar en el aire.




Este espacio abierto se ha reservado para la cocina y sendos comedores, uno interior y otro exterior. Los clientes deseaban que la cocina fuera uno de los elementos más importantes de la vivienda dada su pasión por cocinar. En ella todo permanece oculto y además dispone de una gran cantidad de espacios para almacenar. La cubierta al aire libre dispone de un pequeño huerto urbano y una parrilla.



La escalera de acero, madera y cristal funciona como un tragaluz vertical que transporta la luz natural desde las plantas superiores a las inferiores. A lo largo del interior encontramos una gran variedad de texturas y colores que combinados entre sí aportan armonía y frescura al interior. 



El objetivo del proyecto era integrar bajo un espacio continuo e ininterrumpido funcionalidades domésticas comúnmente separadas. Este fue el principal requerimiento que realizó el promotor al estudio Lineoffice encargado del rediseño del este loft en San Francisco. Tras dejar completamente diáfano el espacio eliminando las particiones existentes  se han insertado dos elementos escultóricos: por un lado una "columna vertebral" que se mueve de un extremo a otro del loft, y por el otro una forma sólida que contiene el baño y un lavadero, espacios que deben permanecer cerrados y separados del espacio principal.





La "columna vertebral" alberga los elementos domésticos del día a día como los electrodomésticos o los espacios destinados al almacenamiento mientras que fija límites difusos entre la entrada, la cocina, el espacio de estar y el dormitorio. Puertas y paneles de acero y nogal fijan puntos importantes en el interior como la puerta de acceso al baño o el armario principal. Los techos de madera y las instalaciones al descubiertos logran impregnar al loft de un marcado estilo industrial.





El carácter material de los elementos seleccionados (acero, nogal, granito negro y cristal traslúcido) complementan y resaltan las vigas originales sin dominar el espacio, creando un conjunto homogéneo y en armonía a pesar de la variedad de texturas empleadas.


Convertir un antiguo almacén de cerveza en un paradigma de arquitectura sostenible es un difícil encargo al que se ha enfrentado el equipo de Aidlin Darling Desing. El edificio, construido en 1912 cuenta con una superficie de 1400 metros cuadrados. El barrio está viviendo una profunda renovación, pasando de ser uno de los barrios más degradados en los años ochenta a todo un ejemplo de reconversión a nuevos usos.



Este edificio situado en el número 355 de la calle 11 en San Francisco, era una autentica ruina, sin embargo su estructura estaba intacta, lo que posibilito crear un proyecto desde cero, creando un interior completamente nuevo. Esta estructura de madera fue mejorada para aumentar su resistencia sísmica.


El proyecto de tres plantas, será la sede de varias empresas especializadas en arquitectura sostenible, así como una cafetería y un restaurante. En el interior podemos observar la estructura de madera original. Debido a que la nave industrial estaba catalogada determinados elementos interiores como la estructura de madera debían respetarse. La nueva piel de la fachada formada por dos capas de metal corrugado, tiene pequeños orificios que permiten la ventilación cruzada en el interior, atenuando la incidencia de los rayos solares sobre el metal. Esta piel, además garantiza un buen nivel de iluminación en el interior, garantizando la privacidad de sus ocupantes.


Edificio Bank of América San Francisco SOM

La sede del Bank of America en San Francisco es uno de los edificios más emblemáticos de finales de los años sesenta. Realizado por Skidmore, Owings y Merill, el edificio estaba pensado para ser un símbolo de la ciudad, y mostrar a la vez la fortaleza de uno de los mayores bancos de Estados Unidos. Para ello SOM se inspiraron en las montañas rocosas, aumentando la rocosidad en las plantas superiores, cuyos pliegues se alternan aleatoriamente, como si el edificio hubiese sido realizado por la naturaleza. Su color bronce rojizo acentúa su carácter orgánico. Este característico color se consiguió gracias a un recubrimiento granítico rojizo y a la utilización de cristales tintados de color bronce similares a los usados por Mies van der Rohe en el edificio Seagram. El diseño de sus ventanas es único, rindiendo homenaje a las ventanas de las típicas casas victorianas de San Francisco. Consta de 59 plantas y 237 metros de altura. Actualmente es conocido como 555 California Street, ya que en 2005 fue abandonado por la firma bancaria.


Edificio Alcoa
Harrison y Abramovitz diseñan una fachada basada en el módulo-ventana. Se trata de un esquema repetitivo similar al que utiliza Le Corbusier en sus proyectos . Este edificio se realizó para la empresas Aluminium Company of America (ALCOA) y como no podía ser de otra forma su exterior se revistió con paneles de aluminio prefabricados, modelados en punta de diamante rehundida, para darles una mayor rigidez, incluyendo cuando es necesario las ventanas. El fuerte claroscuro que proporciona cada panel al ALCOA Building evidencia aún más el procedimiento compositivo por simple acoplamiento de las piezas, que aquí aparece tan franco y directo que recuerda a los juegos de construcción de los niños. Por otra parte, el conjunto sigue sus leyes propias que no tienen nada que ver con los elementos; en relación con las dimensiones del conjunto desaparecen las dimensiones de los paneles y las fachadas aparecen como campos de color uniforme e inmateriales, apenas interrumpidos por claroscuros alternados de las puntas de diamante.

Detalles de la Fachada

Edificio Alcoa


Esta forma de construir, es rápida y barata, además ahorra costes en el mantenimiento de los edificios. Esto introduce a la arquitectura en un mundo casual y mecanizado.


Entrada

Edificio Alcoa


Ver todos los artículos del Blog
Con la tecnología de Blogger.