A+ A-

Embajada de Estados Unidos en Londres de Kieran Timberlake

Una embajada debe funcionar como nexo de unión entre dos países., debe demostrar los valores del país que representa y esto es lo que ha pretendido Kieran Timberlake con este proyecto. El proyecto fue elegido en Febrero de 2010 por la secretaría de Estado de los Estados Unidos entre cuatro propuestas entre las que se encontraban diseños de Morphosis o Richard Meier and Partners. La propuesta de Timberlake incluye además del edificio que albergará la embajada un parque urbano que ayudara a mantener una distancia de seguridad prudente con la calle a la vez que hará más agradable el entorno. Este parque ayudará a mejorar el flujo de viandantes entre la cercana estación de Vauxhall y Nine Elms Line, la calle en la que se sitúa la nueva embajada. En este nuevo espacio el equipo de arquitectos ha decidido plantar especies procedentes de los Estados Unidos.


El acceso al edificio se realiza a través de una rampa en espiral desde donde se divisa el Támesis y una pequeña laguna artificial. En el interior del edificio encontramos un conjunto de jardines verticales que pretenden ser lugar de encuentro. El muro-cortina de ETFE (Etileno-Tetraflúoretileno, con el 1% de peso con respecto a un cristal normal) que forma la fachada permite unas condiciones óptimas de luz a la vez que permite reducir el consumo energético. Estas láminas de ETFE son a prueba de explosiones. Cada lámina incluye un pequeño film fotovoltaico que captura la energía para su aprovechamiento dentro del edificio, además las láminas de ETFE estarán tintadas en función de su orientación, reduciendo el impacto de los rayos solares. Esta previsto que la nueva embajada para los Estados Unidos en Londres este finalizada en 2013, tras una inversión cercana a los 500 millones de dólares.