A+ A-

Loft de estética industrial / House Design Studio


Este loft en Taiwan posee un historia interesante y es fruto de la estrecha colaboración entre su promotor, un ingeniero de 30 años y el estudio de arquitectura House Design Studio. Era su primer apartamento y deseaba un hogar con suelo de cemento pulido y una estética ecléctica que le invitase a relajarse tras una larga jornada de trabajo.  Para crear el ambiente deseado se optó por utilizar elementos industriales y una decoración basada en los superhéroes.

© Hey! Queso
© Hey! Queso
Durante los 2 meses que duró la reforma, llevamos a cabo una divertida y emocionante discusión con nuestro cliente acerca de la decoración de su nuevo hogar. House Design Studio

© Hey! Queso
© Hey! Queso

La idea de viajar está muy presente en la decoración del loft. Así por ejemplo, se han creado elementos como la mesa de centro imitando a viejas maletas. Por lo general, se ha empleado mobiliario de diseño simple basado en líneas rectas. Esta ausencia de ornamento combina perfectamente con la estética industrial. 

© Hey! Queso
© Hey! Queso
© Hey! Queso
© Hey! Queso

El estante principal de la sala de estar de acero y cristal aporta una gran ligereza visual que contrasta con los focos de plato cinematográfico o el sofá vintage. En esta estantería encontramos algunas barras dobladas que aportan dinamismo a la sala, una clara referencia a los poderes de los superhéroes, ocurrencia del promotor conjuntamente con el equipo de diseño.

© Hey! Queso
© Hey! Queso
© Hey! Queso
© Hey! Queso

En la habitación principal encontramos elementos originales como una mesilla de noche que imita a un cubo de rubick o lámparas de estética moderna. En la cocina la madera, el cemento y el ladrillo se contrapone a una isla de acero con remaches a la vista, autentica protagonista de esta sala.

© Hey! Queso
© Hey! Queso


© Hey! Queso


Datos del Proyecto:

Localización: Kaohsiung city, Taiwan
Interioristas: House Design Studio
Proyecto: 2014
Fotografía: Hey! Queso





Loft industrial en Sao Paulo de Diego Revollo