A+ A-

Casa en Brazil mezcla tradición y modernidad


Cuando una pareja joven eligió comprar esta casa de 370 m² en Nova Lima, ciudad cercana a Belo Horizonte, no se preocupó mucho de la decoración. La vista a las colinas compensaba todo el esfuerzo realizado durante la reforma, realizada por el arquitecto David Guerra.






La combinación de paredes de hormigón, completamente desnudas, contrastan con la calidez de la madera. Para sus propietarios era muy importante poder dar fiestas y recibir gente, por lo que la bodega es sin duda el lugar más especial de la casa, petición expresa de ellos.




Conociendo el estilo de vida de los residentes, David Guerra decidió derribar paredes, transformando una habitación en bodega integrada a la sala de estar y cocina. En el exterior, el equipo de obra sustituyó a las lozas portuguesas del suelo por un parqué de cumaru. El arquitecto creó una paleta de colores rústica y contemporánea, mezclando el calor que proporcionan los tonos caramelo con la discreción de los negros y grisáceos. Las paredes recibieron un revestimiento de cemento rico en resinas, y paneles de madera clara, que dan luminosidad a los espacios.



Para crear el revestimiento, se han utilizado lamas de distintos origenes dando lugar a un interior de aspecto cambiante.

"Cuando se usa un solo tipo de madera, pronto todo se vuelve muy aburrido", explica David. "Con la diversidad, cada día la casa se ve de manera diferente"


La sala de estar da la espalda a la calle y se orienta hacia el mar que componen decenas de cerros. En el espacio, cortinas de lino preservan la intimidad de la pareja. La iluminación se compone de luminarias fijadas a la estructura. En el interior destacan piezas como la butaca Womb, de Eero Saarinen, las mesas auxiliares Nine de Jader Almeida o el banco Abaporu de Alfio Lisi. Cerca de la entrada, las pantallas de Bruno Rios inyectan energía en el ambiente. Un mueble de laca diseñado por el arquitecto de la casa funciona como bastidor para la sala y espacio social.




Los arquitectos compusieron la cocina con el aspecto de un bar. Paredes grafito, superficies metálicas y armarios de jacarandá forman un mix equilibrado de tonos naturales y futuristas. La mesa principal sirve tanto como mesa de comedor, como para servir al área de barbacoa, en el área exterior.