Mostrando entradas con la etiqueta Hotel. Mostrar todas las entradas



El desarrollo turístico que están sufriendo algunas regiones del planeta que hasta el momento han pasado desapercibidas nos permite disfrutar de nuevos paisajes sin renunciar a un ambiente sofisticado y espacios hoteleros de diseño. Zonas desérticas o frondosas selvas se abren como nuevos destinos imprescindibles en los que poder convivir de primera mano con un espectacular paisaje natural y vivir sensaciones y experiencias que no están a nuestro alcance en la ciudad.

Hotel Elqui Domos, estrellas a los pies de los Andes


En las faldas de los Andes, en la región de Coquimbo encontramos este proyecto compuesto por pequeñas cabañas de diseño. El paisaje desértico a simple vista se compone por una sucesión continua de valles fértiles, en donde nacen los mejores vinos chilenos y montañas áridas. Las cabañas se encuentran elevadas sobre pilares. La estructura prefabricada de madera le confiere un aspecto rural, que permite al viajero fundirse con el sereno entorno que le rodea.



Los interiores son funcionales, orientándose a una claraboya pensada ara observar las estrellas desde la cama, uno de los principales atractivos del lugar, gracias a la escasa contaminación lumínica.


Hotel Endemico, vinos y contacto con la naturaleza

Situado en el Valle de Guadalupe, este hotel ofrece una nueva forma de descubrir este particular paisaje semidesertico. Su nombre, Endémico, hace referencia a su concepción, inspirada por la propia región de Baja California. El hotel fue creado como un refugio en el desierto, un lugar en el que aislarse y fundirse con el paisaje. Situado a poco más de una hora y media de la ciudad fronteriza de San Diego, este espacio es un gran punto de partida para conocer una de las regiones vinícolas más importantes de México y, al mismo tiempo, gran foco de la artesanía mexicana.




De su creación se ha encarga Gracia Studio que contó con un conjunto de artesanos locales que han creado una atmósfera única empleando para ello acero corten y madera. Cada habitación dispone de una sencilla plataforma con chimenea desde la que contemplar el paisaje durante el día y las estrellas durante la noche.



Keemala, un pequeño lujo de solo 38 villas


En Puket, uno de los destinos más reconocidos de Tailandia, encontramos este hotel de sólo 38 villas que te permitirá vivir la selva tropical desde otro punto de vista. Su diseño se basa en las elementos del entorno como hojas, flores o nidos de aves, realizados con materiales naturales como la madera, arcilla o paja. El hotel es el resultado de un cuento en el que participan cuatro tribus, las cuatro tribus dan lugar a este poblado ficticio. 



Uno de los aspectos clave del proyecto es el vestíbulo. Este espacio del hotel simula una amapola abierta, muy comunes en el norte de Tailandia. El estar situado entre el mar y la selva invita a los huéspedes a relajarse y disfrutar de la luz natural única que baña las habitaciones. El hotel es respetuoso con el medio ambiente. Sus diseñadores, siempre que ha sido posible, han empleado materiales naturales y sostenibles que complemente el ecosistema natural cercano, en lugar de elegir materiales artificiales, que hacen más patente la mano del ser humano. 



Hotel Ariau Amazon


Uno de los destinos salvajes más impresionantes del mundo es el amazonas. El hotel Ariau Amazon es un clásico cuando hablamos de hoteles situados en lugares extremos. Este hotel está situado a 40 kilómetros de la ciudad brasileña de Manaus, en la desembocadura del río Negro, el afluente más caudaloso del amazonas. El acceso tan solo puede hacerse a través de barco. A través de un sistema de plataformas puedes descubrir uno de los paisajes más singulares del amazonas y su fauna



Estos hoteles ofrecen un entorno natural único en los que realizar actividades en la naturaleza como realizar rutas en un Land Rover Defender, observar las estrellas, convivir con la fauna local o disfrutar de la gastronomía mientras observamos el paisaje natural que se abre a nuestros pies. Si optamos por la ruta en todoterreno es importante contar con recambios por si sufrimos algún percance con nuestro vehículo. En RecambiosCoches.es dispones de todo tipo de recambios para todoterrenos.






En el emblemático Paseo de Gracia de Barcelona podemos encontrar una de las últimas creaciones de la diseñadora Patricia Urquiola. Se trata del exclusivo Hotel Mandarin Oriental que comparte espacio urbano con construcciones de Gaudí como La Pedrera o la Casa Batlló. La invitación de la cadena hotelera a Urquiola  ha supuesto mantener la línea cosmopolita de la compañía añadiendo un toque decorativo basado profundas raíces mediterráneas de la ciudad condal. Las suites, que van desde 55 hasta 124 m², poseen como elemento común baldosas hidráulicas cuyos diseños son una reinterpretación del Modernismo catalán.




Las obras de arte encargadas por el hotel son otra referencia a la cultura catalana. Los altos ventanales del suelo al techo permiten al sol del Mediterráneo penetrar en las suites a ambos lados. La diseñadora ha querido imprimir un ambiente doméstico a las habitaciones, por ello, la madera es uno de los materiales más empleados en la construcción de los interiores. De este modo se logra transmitir una sensación de calidez y acogimiento a los huéspedes.




Aparte de los muebles creados en exclusiva para el proyecto por el Estudio de Urquiola encontramos piezas de vanguardia diseñadas por la propia diseñadora española como la lámpara Tatou fabricada por Flos, Sofás Gentry, editado por Moroso, bancos Re-Trouvé de EMU o sillones Husk creados para B & B.



La diseñadora ha creado grandes terrazas amuebladas que permanecen protegidas de las miradas de la calle y que son perfectas para almorzar o cenar evocando el espíritu mediterráneo de hacer vida en el exterior.



El proyecto diseñado por Luis Rebelo de Andrade busca recrear la fantasía de las casas en el árbol. El proyecto de estas cabañas fue desarrollado en colaboración con el  Modular System Company . La idea era conseguir un objeto fuera de la ortogonalidad y de conceptos preestablecidos asociados a la construcción modular. Su característico diseño asociado a la pizarra y a la madera empleada en la estructura sugiere una serpiente deslizándose entre los árboles. Como un animal salvaje en su hábitat natural, la casa aparece de repente en el campo visual del observador.


Los materiales elegidos transmiten una sensación inmediata de conexión con la naturaleza al mismo tiempo que se establece una imagen coherente de la propuesta en una perfecta simbiosis entre la casa y el parque. Los arquitectos hacen uso de una nueva tecnología ya probada en prototipos que permiten una construcción liviana y de fácil transporte.


Materia prima local, pizarra y madera, se han utilizado en el acabado promoviendo la integración en el entorno de la construcción sin restar protagonismo al propio Parque Centenario en la localidad portugesa de Braga. La sostenibilidad de la construcción ha sido una de las principales preocupaciones de los arquitectos durante el desarrollo del proyecto. La consistencia y la justificación de la intervención se ahn alcanzado a través e sistemas como capas de aislamiento reforzado, sistemas de calefacción eficientes, la reutilización del agua, paneles solares para el calentamiento del agua o un sistema de iluminación de bajo consumo con tecnología LED, entre otras soluciones. Cada cabaña cuenta con un estudio con baño y una cocina.


Datos de proyecto:

Localización: Braga, Portugal
Arquitecto: Luis Rebelo de Andrade y Tiago Rabelo de Andrade
Constructor: Modular System Company
Proyecto: 2013






Hotel Boutique y Mercado en Yusuhara de Kengo Kuma
Hotel Boutique en una antigua cantera

Ecolodge en Brasil

Praia do Forte es una de las playas más famosas de la región de Bahía al noroeste de Brasil. Para este paisaje aún virgen los arquitectos locales Thiago Bernardes (Bernardes Arquitetura) y Paulo Jacobsen (Jacobsen Arquitetura) han creado 42 villas siguiendo los métodos constructivos tradicionales de la zona pero pensadas para ofrecer un alto nivel de comodidad y relajación a sus ocupantes Las paredes de piedra natural o madera y los techos de paja conviven con grandes superficies acristaladas y mobiliario de diseño, una combinación pensada para llevar a los huéspedes a un nivel superior de afiliación con la naturaleza que les rodea. La cubierta de vegetación seca ofrece un alto nivel de confort clímatico dentro de las Villas aislando el interior del intenso calor exterior especialmente en los meses estivales


Dentro de cada una de las villas, Bernardes y Jacobsen han creado un ambiente contemporáneo y propicio para el descanso gracias al uso de materiales naturales con un enfoque elegante. Cada villa posee dos plantas donde destaca una gran sala de estar y cuatro espaciosas suites con baños orientados a la vegetación. Además cada unidad incluye piscina privada y terraza en el primer piso. El proyecto ha sido desarrollado por la empresa Tivoli Hotels & Resorts. Este Resort de Praia do Forteademás dispones de 3 restaurantes, 4 bares, 8 piscinas, un sin fin de deportes acuáticos, 4 pistas de tenis, un teatro, un spa, un salón de belleza y 3 saunas. Todo ha sido pensado para integrarse en un paisaje especialmente protegido.




El próximo 9 de Mayo se llevará a cabo el acto de inauguración del Renaissance Barcelona Fira Hotel, aunque lleva abierto al público desde Septiembre de 2012, en este acto se contará con sus dos artifices el francés Jean Nouvel y el catalán Josep Ribas. Tras más de una década de colaboraciones, el binomio arquitectónico Atecliers Jean Nouvel y Ribas & Ribas ha materializado su primer trabajo, este Hotel perteneciente a la cadena Renaissance. Este edificio sorprende por su decoración vegetal, pues un jardín vertical poblado por vegetación procedente de los cinco continentes ejerce las funciones de un elemento arquitectónico más.

Hotel de diseño Barcelona
Hotel de diseño Barcelona
Hotel de diseño Barcelona
Hotel de diseño Barcelona

El hotel está conformado por cuatro fachadas, tres completamente blancas y una principal negra. Esta última, la principal, presenta una visión de las dos torres verticales de 110 metros de altura que forman la estructura del edificio y custodian el frondoso jardín vertical formado por 293 palmeras. Un entramado de escaleras y pasarelas visibles desde el exterior permiten recorrer todo el edificio y disfrutar de una singular simbiosis entre espacios interiores y exteriores. 


Las fachadas laterales orientadas al este y al oeste muestran las ventanas de las habitaciones, con aberturas que juegan con el motivo principal de decoración y leitmotiv de toda la construcción: la hoja de palmera. Coronando el edificio se encuentra la terraza-mirador El Cel, un espacio exterior presidido por una piscina negra y que ofrece vistas privilegiadas de la ciudad de Barcelona. Antes de llegar al cielo, es imprescindible pararse en la planta 14, en el espacio gastronómico Palmer Restaurant. Es el corazón del jardín vertical y donde la vegetación se desplaza del epicentro del edificio al perímetro del restaurante con una mayor presencia de plantas y palmeras.




  



Ver todos los artículos del Blog
Con la tecnología de Blogger.