Mostrando entradas con la etiqueta Interiores eclécticos. Mostrar todas las entradas



Esta vivienda en la Haya, Holanda, es un gran ejemplo de conexión entre el pasado de un edificio de carácter histórico y el presente, marcado por una interesante colección de obras de arte contemporáneas. Propiedad de Theo-Bert de Nice Stuff Collector, el apartamento de 90m2 se encuentra en un edificio de principios del Siglo XX donde conviven coloridad obras de arte con elementos clásicos franceses, como los boiseries. Colores neutros como grises o verdes se convinan entre sí para crear un juego cromático único con un resultado muy armonioso.


El equipo de interioristas de CHI-TORCH se encontró con un apartamento de cuarenta años de antigüedad en un barrio residencial de Taipei, con una atmósfera perfecta para crear un interior de estética vintage. Deliberadamente hizo un esfuerzo en el ejercicio de diseño para poder dar cabida a aquellos detalles que podían manifestar el paso del tiempo, mostrando con orgullo los materiales de construcción originales en lugar de ocultarlos.




El concepto mezcla el minimalismo oriental y la estética industrial.  Por ejemplo, se ha empleado parquet en forma de espigas para el suelo en el que se emplean lamas de distintas tonalidades combinándose con un mural que deja a la vista parte de los ladrillos que componen las paredes del edificio. El mobiliario también refleja esta mezcla con muebles realizados con finas maderas locales  y otros fabricados con materiales reciclados. gadgets, iluminación y accesorios son principalmente de acero.




En resumen, CHI-TORCH ha diseñado un interior funcional que combina el espíritu histórico del edificio con pinceladas de modernidad.







En un edificio de cinco plantas de 1893 en el centro histórico de Lisboa encontramos este apartamento rehabilitado por el estudio Atelier Veloso. El edificio cuenta con una altura de 3,5 metros. Los techos con molduras de yeso y el suelo original compuesto de tablones de madera, mantienen intacta la esencia decimonónica del apartamento.  

©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Camp
©  Jose Campo

Algunos elementos como las ventanas de madera que dan a la calle han sido salvadas, llevándose a cabo una restauración concienzuda para devolverlas a su estado original. Para el cliente era vital mantener elementos como este, no descontextualizar el interior, aunque sí combinarlo con elementos más modernos. En este sentido las lámparas ofrecen un contrapunto de color y formas frente al clasicismo que reina en el interior.

©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Campo

A uno de los retos a los que se enfrento el equipo de interioristas fue encajar en un espacio estrecho y poco funcional una cocina completa que contase con numerosos electrodomésticos. La solución propuesta fue la creación de una isla en el centro de la estancia que añadiese una mayor funcionalidad al área de cocina. 

©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Campo
©  Jose Campo




Good Property y Turett Collaborative Architects han llevado a cabo la reforma de esta vivienda unifamiliar de seis plantas en Greenwich Village, Nueva York. El edificio neoclásico de 1853 ha sido completamente reconvertido basándose según sus arquitectos en el "espíritu de la naturaleza". El objetivo era crear un interior acogedor abierto al paisaje urbano, enmarcando las vistas a espacios y elementos característicos de Nueva York como Washington Square o el Empire State Building. La casa dispone de un total de 6 dormitorios, 6 baños y 4 aseos, así como 120m2 de espacio al aire libre. En total mas de 850 m2 que hace de esta vivienda un espacio residencial de ensueño en pleno corazón de Manhattan.


Esta vivienda situada en el municipio de Castrovillari, al sur de Italia, ha sido bautizada por sus arquitecto como la vivienda monolítica. Brain Factory han creado un interior minimalista con algunos toques de clasicismo a través de un concepto creativo que juega con las sustracciones volumétricas de un bloque monolítico. Las majestuosas vistas de las montañas del macizo Pollino, claramente visible desde las luminosas ventanas del apartamento, conducen a la elección de la piedra como materia prima conceptual. 




Además de piedra, material natural predominante es la madera que aporta calidez al ambiente de la entrada, un lugar en el que el visitante se encuentra envuelto inmediatamente en un ambiente surrealista: una lluvia de cristales de Swarovski adornan las paredes, salpicándola de destellos. Adheridos a la pared dos apliques que simulan sendas lamparas clásicas contribuyen aún más a crear un ambiente de fantasía. 


En el interior encontramos un elemento de tensión constructiva, es la partición de las pared de piedra entre la cocina y la sala de estar. Esta especie de isla conecta ambos espacios pero al mismo tiempo los mantiene separados.  La sala de estar ha sido pensada para reunir a una gran cantidad de invitados, por ello, se ha optado por establecer un largo sofá rinconera como protagonista. La mesa central se caracteriza por una gran ligereza visual conseguida a través del uso de mobiliario de alambre entra el que encontramos un clásico como la silla Eames.










Uno de los aspectos con el que se quedo fascinado el equipo de arquitectos de SVOYA al recibir el encargo de rehabilitar este apartamento en Dnipropetrovsk, Ucrania, fueron las vistas al río Dnipro, presente en todo momento gracias a la gran cantidad de ventanales de los que dispone el espacio. Para el interior se ha elegido un estilo ecléctico y austero con una decoración vintage que se funde entre la gran variedad de materiales, texturas y colores.







"Nuestra tarea era crear un espacio cómodo y ergonómico saturado con elementos de arte contemporáneo". SVOYA

El programa de la vivienda se divide en una zona privada en la que encontramos los dormitorios y una sala de estar con una cocina que se sitúa junto a un pequeño estudio. El tránsito entre las habitaciones se ha orientado de manera que, desde la entrada el visitante puede disfrutar de las vistas sobre la urbe y los paneles de jardinería vertical, un concepto revolucionario que no deja indiferente a nadie, creando un claro contraste este naturaleza y urbe.





El proceso más complejo e interesante al que se enfrentaron los arquitectos fue la colocación de los paneles verticales de jardinería con riego automático. Se empleó madera y hormigón para la construcción de las jardineras verticales integrándolas con el resto de elementos de la sala. En la sala de estar con la cocina destacan las vistas panorámica al río Dnipro. El resultado final es una apartamento plagado de elementos vegetales que convive con elementos propios de una metrópolis.






Ver todos los artículos del Blog
Con la tecnología de Blogger.